El Freeride cada día sigue creciendo de forma exponencial a nivel planetario y en nuestro país. Una de las personas que ha vivido este importante proceso es la esquiadora María Jesús Ardura, quien es una de las promesas del deporte fuera de pistas y una de las grandes cartas para quedarse como la campeona este 2019.

La deportista chilena oriunda de Temuco, habló de sus inicios, analizó lo que ha sido el Circuito Nacional y aseguró con Avalancha Sport y Freeride Chile que en nuestro país el puñado de atletas que participan en esta disciplina son fundamentales para el crecimiento del deporte fuera de pista.

“Partí esquiando a los cuatro años. Recuerdo que íbamos harto a esquiar al Volcán Llaima al centro de esquí Las Araucarias. Mi mamá nos solía llevar los fines de semana y con el colegio nos íbamos una semana con todo el curso. También íbamos a Corralco, Villarrica que eran los centros que estaban más cerca de Temuco”, comenzó diciendo.

Sobre sus inicios en el Freeride, la Jesu señaló “llegué gracias a los primeros esquís de powder que me compré en Lake Tahoe, Estados Unidos, de ahí empecé a salir de las pistas, buscar roquitas y cornisas exigiendo mis propios límites y buscando nuevas experiencias.”.

“Este tipo de disciplina siento que acompaña mi esencia ya que no existe una estructura determinada de freerider, cada uno es libre de crear su propio estilo”, agregó.

Otra de las cosas que conversó la tercer lugar del Circuito Nacional de Freeride en 2018, fue sobre qué es lo que significa este deporte para ella. “Me motiva conocer nuevas culturas de montaña y es por esto que he estado esquiando en Chamonix, Lake Tahoe, en los Pirineos, y ahora en Canadá, donde he podido ver como este deporte está mucho más desarrollado en temas de seguridad de montaña, además de como influencia a las personas que viven entorno este”.

Este año tuve la oportunidad de competir en los Qualifiers del Freeride World Tour y fue una tremenda experiencia, no solo de aprendizaje a nivel deportivo sino de poder compartir con riders de alto nivel”, agregó.

 “Espero que el freeride siga siendo un motivo de futuros viajes. Al igual que muchos esquiadores, sueño con algún día llegar al powder de Japón y a las spines de Alaska. Mientras mi cuerpo y mis piernas me lo permitan, espero seguir viajando con el freeride por todas partes”, complementó.

Sobre el futuro del deporte fuera de pistas, la Jesu señaló a Avalancha Sport y Freeride Chile “Está creciendo exponencialmente. Cada invierno hay más personas motivadas en salir de las pistas y conocer esta disciplina. Creo que la cordillera de los Andes tiene infinitos lugares para esquiar y explorar por lo que nosotros los chilenos debemos sentirnos unos afortunados”.

El circuito de freeride ha sido uno de los grandes impulsores para el desarrollo de este deporte en Chile. Tuve la suerte de poder participar los dos primero años y ha sido de gran aprendizaje tanto en lo deportivo como en lo personal. La invitación está abierta para todos los que se motiven a conocer esta disciplina, teniendo siempre en cuenta que la montaña es muy dinámica, por lo que es necesario aprender de la seguridad para moverse en ella.”, cerró.

Además, tuvo palabras para agradecer a quienes han confiado en ella. “Gracias a Lippi Outdoor, marca chilena que se la ha jugado con mis proyectos y sobre todo con esta disciplina ya que este 2019 serán los auspiciadores del circuito nacional. También a Ride supply por su apoyo con los Factionskis, las antiparras sustentables Nativeeyewear. A @thfit donde me abrieron las puertas para entrenar y poder preparar mis temporadas y a Go Pro”