La temporada 2019 de invierno ha dejado mucho que desear. La falta de nieve en la zona central a obligado los centros de esquís La Parva, El Colorado, Portillo y Valle Nevado a ingeniárselas para poder tener abiertas sus puertas para los amantes de la montaña.

En ese contexto, los recintos invernales han fabricado nieve como nunca antes y según una publicación del medio británico The Economist se estima que a 2050, 13 de los 21 centros de esquís en donde se realizaron los últimos Juegos Olímpicos estarán con vida.




A eso se suma el índice que publicó la Organización Mundial de la Meteorología, quienes señalaron que hoy el planeta tiene un grado más en su ambiente y eso provoca que el “espesor blanco” vaya desapareciendo.

Para paliar lo antes mencionado y volviendo a Chile, los centros de la zona media del país se las han rebuscado para no desaparecer; la nieve artificial cada día se está haciendo más recurrente en el invierno más seco de los últimos 60 años.

Los centros de esquís hemos aprendido a operar en situaciones extremas. Antes las cadenas se colocaban en la curva 1 y hoy se hace desde la 30 en adelante, lo que hace ver la situación”, dijo Ricardo Margulis, gerente general de Valle Nevado.

A esas palabras se sumó, Peter Leatherbee, encargado de El Colorado. “Si no te adaptas puedes dejar de existir”.

A su vez, el gerente general de La Parva, Thomas Grob, no se quedó atrás y también aseguró que “la fabricación de la nieve artificial es un seguro que hay que tener”.

De esta manera y con la interrogante de qué es lo que pasará con la temporada, los centros de montaña seguirán preparándose para lo que se está viviendo y lo que sucede con el calentamiento global que cada día azota más a la naturaleza.