Una preocupante situación arrojó una investigación que realizó el Centro de Investigación Científica Escolar, patrocinada por el Centro de Ecología Aplicada de la Universidad Católica, escuelas que analizaron la dieta de los zorros culpeo en siete lugares de alta concentración del turismo en el parque nacional Torres del Paine.

Los investigadores tomaron 110 muestras de heces de estos animales, las que arrojaron trozos de vidrio, tapas de lápices, el dedo de un guate de cuero, pistachos, maní e incluso papel de aluminio para sándwiches.

Esta nuestra también tiene relación con la encontrada en 2018, cuando se investigó la reserva nacional de Río Claro y ahí, arrojó que los zorros culpeo y grises tenían desechos de incluso, colillas de cigarros.

En ese sentido, el director de CICE, Carlos Zurita, entregó consejos importantes para prevenir estas lamentables situaciones. “Si tú te sientas a comer algo que trajiste en Petroé, llegan zorros a mirarte como perros; lamentablemente la gente no entiende y les da comida. Ese impacto en la fauna silvestre es bastante drástico, porque tú le quitas su capacidad innata de ir a cazar su alimento, lo están matando finalmente”, dijo.