Para los amantes del freeride, no sólo es posible subir a la montaña de la manera que lo hacen normalmente. Hace un tiempo, llegó a Chile una aventura inolvidable.

Algunos le llaman Snow Cat o más conocido como Catski. Se trata nada más ni nada menos, que de un vehículo de cabina cerrada que sirve para transportar a los esquiadores hacia cimas de difícil acceso e incluso a terrenos vírgenes donde caminando tomaría más tiempo.

Luego, bajan esquiando desde lo más alto de la montaña, pasando por lugares impresionantes y haciendo trucos. La idea es que durante la subida en el Catskiing se descanse las piernas, se carguen pilas, para, posteriormente, bajar con todo, y así hasta agotar toda una jornada.

Los países pioneros en la práctica de esta disciplina son Canadá y Estados Unidos, expandiéndose desde ahí hacia diferentes rincones del mundo. Y cómo Chile es privilegiado por tener una majestuosa cordillera que se extiende a lo largo del país, no podía quedarse atrás. Si eres un apasionado amante de la nieve, aquí te dejamos la información que necesitas.

Una opción es el centro de esquí Nevados de Chillán que ofrece un área exclusiva para subir en catskiing y la ruta se llama el “Mirador del Glaciar”. Tiene dos salidas al día: la primera es a las 10:30 am y otra a las 13:30 pm. Con un mínimo de 4 personas y un máximo de 8, el costo per capita asciende a $30.000.

Por otra parte, está el centro de ski Arpa Chile, ubicado en la localidad de San Esteban, Región de Valparaíso a 108 km de Santiago.