De un tiempo a esta parte, nuestro país se ha sumado a una tendencia mundial en torno al crecimiento de los deportes outdoor, siendo la escalada en roca, uno de los que más a crecido. Sin embargo, este aumento conlleva graves riesgos, si no tomamos medidas hoy.
La práctica de esta especialidad va acompañado de una cultura de respeto. Amor y veneración tanto a la roca como a la naturaleza, cultura que muchos de los nuevos escaladores, al parecer, no conocen o no le dan la real importancia que merece.
La intervención del hombre en el ecosistema no está pasando desapercibida, especialmente por aquellos que no toman los resguardos necesarios para evitar la contaminación y el poco compromiso de los mismos con los desechos que genera. Sin embargo, estos son sólo algunos de los problema que conlleva el explosivo aumento de escaladores, que no se informan o simplemente, sólo se conforman con llevarse su basura.
Por ello, la Fundación Senderos de Chile, organismo sin fines de lucro creada desde el Estado y busca incentivar la educación ambiental para facilitar el acceso ciudadano al conocimiento sobre la naturaleza, creó el “Manual no deje rastros” para informar a los deportistas cómo evitar la erosión de los suelos y el riesgo que tiene para el ecosistema las malas prácticas que tenemos como seres humanos.

Bajo esta premisa, existe para cada roca un acceso e idealmente, para cada ruta un sector específico para asegurar. Dentro del boom que está teniendo la escalada no solo estamos generando más escaladores como país, sino también generando daños en nuestras montañas al no respetar estos caminos únicos. Si sólo nos preocupamos de hacer más rápida la llegada a la roca, únicamente causaremos una erosión mucho más veloz y agresiva, sin considerar lo mucho que esto daña el ecosistema del cerro mismo, o del lugar donde se encuentra esta.

En Chile, cada año diversos sectores de escalada se clausuran por motivos propios de los humanos; contaminación e irresponsabilidad, daño ambiental, alteración de los ecosistemas, falta de consciencia y respeto, traducido en falta de cultura.
Fomentemos los deportes outdoor, aprovechemos las riquezas naturales que tenemos, fomentemos la escalada, pero hagámoslo de forma responsable y consciente; es la invitación que nos deja la Fundación Senderos de Chile.