Un increíble fin de semana vivieron los participantes del Rando Fest, el evento de randoneé (touring) organizado por Anoka Experience y Andes Sustentable, realizado en el Paso Pehuenche, junto a la imponente Laguna del Maule. Laguna de origen volcánico ubicada a 150 kilómetros al sureste de Talca.

La aventura comenzó el jueves en la madrugada, en el que esquiadores de todos los rincones del país viajaron a este lugar para disfrutar al máximo de la nieve, que en algunos centros invernales de la zona central ha estado bastante escasa. Una vez reunidos en el campamento, se dieron las principales instrucciones para luego empezar lo que todos esperaban con ansias, esquiar por esas maravillosas montañas.

El sistema de clasificación del terreno se realizó de tal modo que todos los deportistas disfrutaran según su propia expertise. Además, hubo cursos de inducción al randoneé para los novatos y prácticas de rescate en avalancha para estar mejor preparados en caso de emergencia. Sí, siempre es mejor estar preparados ante cualquier eventualidad.

Por su parte, tanto la organización como los participantes mostraron en todo momento una gran preocupación por el entorno y el medioambiente, promoviendo un especial cuidado con la basura y residuos.

Luego de cada jornada de rando, los deportistas se reunieron en el campamento para pasar el resto de la jornada compartiendo en un increíble ambiente de camaradería, donde la parrilla fue la reina de la noche.

Sin embargo, cuando los esquiadores creían que la fiesta terminaba, la organización tenía preparada una gran sorpresa para los amantes de la montaña: se realizó un “night randoneé” bajo la luna llena. Ambiente que llenó de magia a los cientos de amantes de la nieve que se congregaron en estos hermosos parajes de la Laguna del Maule.

Tras la actividad, y como si hubiese estado planificado, horas más tarde la naturaleza hizo de las suyas, dejando caer una gran cantidad de nieve, creando un ambiente de montaña maravilloso.

Algunos participantes decidieron regresar a sus ciudades de origen recién comenzada la tormenta. Sin embargo, aquellos que optaron por quedarse disfrutaron de un buen “powder” durante la tarde del sábado y mañana del domingo. A esas alturas del fin de semana, era muy difícil imaginar un mejor final para el esperado Randofest en la mágica Laguna del Maule.