Más de 5 países ardiendo. ¿Quién responde?

Si pudiésemos salir al espacio, mirar nuestro planeta hace unos años atrás  y compararlo con lo que vemos ahora, el panorama es completamente diferente. La imponente bola donde priman el azul, verde con toques de blanco hoy lo vemos opacado por una atmosfera gris que parece ser de humo, escasez de mar azul y el verde frondoso de los bosques, hoy desde el espacio es solo un vacío en tonalidades marrón. ¿Qué le estamos haciendo a nuestro planeta?

Lo que está en Trendic Topic por estos días es #PrayForAmazonas, el gran incendio que afecta al corazón de Sudamérica, en Brasil. Lo que el mundo desconoce es que junto al Amazonas hay más de 5 países ardiendo alrededor del mundo, ardiendo con la misma fuerza que la Amazonia. Los pulmones verdes de nuestro planeta se están muriendo, y nosotros sin saber estamos muriendo lentamente con ellos.

El incendio en la Amazonia de Brasil lleva más de dos semanas arrasando con miles de hectáreas de bosque. El daño es aún incalculable pero se estima que 350 comunidades indígenas están en riesgo y aproximadamente 2200 especies desaparecerían. Una cifra dolorosa y lamentable para la flora, fauna y cultura del planeta.

En paralelo a esto se encuentra Siberia, que normalmente está congelada, país que tampoco se escapa de las llamas. Desde principios de mes, esta vasta región geográfica se encuentra cubierta por el fuego. El 11 de agosto, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) informaba de que el humo por los incendios se extendía por más de 5 millones de km². Equivalentes a más de toda la Unión Europea que son 4,5 km².

España también se suma a este triste luto mundial, en un lapso de siete días, la isla de Gran Canaria ha sufrido tres incendios. El primero afectó a una superficie cercana a las 1.000 hectáreas, mientras que el segundo en torno a las 200. El tercero, el peor de todos, se declaró estabilizado ayer miércoles, aunque seguirá sin estar extinguido durante un tiempo, con la posibilidad de sufrir reactivaciones debido al calor y la sequía.

Si sumamos los tres siniestros podemos calcular que más de 11.000 hectáreas fueron consumidas por el fuego.

Sumado a todo esto, ¿Por qué hablamos del Amazonas como el pulmón del mundo?

“El bosque actúa como un sumidero de carbono: absorbe más dióxido de carbono (CO2) del que emite y libera oxígeno. Además, al almacenar de 90.000 a 140.000 millones de toneladas de CO2 ayuda a regular el calentamiento global, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). Pero la deforestación reduce esta capacidad de absorción de CO2.”

Cabe mencionar también que el planeta ha experimentado una subida de 1 ºC respecto a niveles preindustriales, y los eventos meteorológicos extremos ya son visibles (sequía, incendios, ciclones…).

Está en manos de todos comenzar a hacer pequeños cambios y salvar a nuestro planeta de nosotros mismos.