El 12 de febrero de 1541 se fundó la ciudad de Santiago. Inmerso en un valle con un precioso río que pasaba por entre medio de la zona centra. Hoy, 478 años después el panorama es poco alentador, lo que queda del icónico acuedúcto, está intervenido por la mano del hombre y con mucha basura.

Hoy en día, si bien puedes caminar alrededor del río, lo haces con un panorama que no agrada mucho. Todo tipo de basura, escombros y desechos pueden ser vistos fácilmente desde los puentes y pasarelas que cruzan el río de un lado a otro.

¿Por qué los políticos no hacen algo? Grandes ciudades de otros países tienen ríos muy bien cuidados que pasan en medio de estas, convirtiendo al río en una de las principales atracciones de la ciudad. ¿Qué tan difícil puede llegar a ser no botar basura a nuestro río?.

La gran mayoría de las personas ven el río Mapocho como un río sucio, lleno de basura y un color de agua que no parece atractible. Pero no hacen nada concreto ni se informan para poder limpiarlo. El color de agua del Mapocho es prácticamente natural, tiene un color oscuro por el sedimiento que trae. Hace muchos años que no lleva aguas servidas.

Durante el último tiempo, han existido grupos de personas preocupadas de esto. “Playa La Carmela” es un tremendo grupo organizado que trabaja para tomar cultura del Mapocho. De esta forma, se realizan todo tipo de actividades en la playa del río e incluso han hecho grandes limpiezas de este.

De esta manera, Avalancha Sport cree que  es fundamental preocuparse de la cultura sustentable. Es por esto que hacemos un llamado a tomar consciencia de nuestro río, para que a futuro pueda ser un río de verdad. En donde la naturaleza fluya en él y no los residuos de los humanos.