Lucho Birkner y Mateo Barrengonga son quienes hoy cumplieron un sueño en la selva amazónica de Surinam.

Desde fines de febrero se encuentran trabajando juntos para introducir la escalada a estas aldeas que bordean el río Saramancca, abriendo las primeras rutas de este deporte que combinan y se camuflan con lo salvaje de la selva.

Ambos, junto a 5 locales que se mencionan más adelante, se han mantenido en el lugar a costa de caza y rondas de agua en el bosque húmedo que tiene vida. En la montaña de Ebba Top es donde se ubica el trabajo realizado.

Este lugar es el que recibió a los esclavos afroamericanos que se escaparon de los colonizadores, es uno de los países más pequeños de Sudamérica  y posee al rededor de 550 mil habitantes y característicamente cosmopolita.

Una de las aldeas que se encuentra en ese lugar es Matawai, y una de sus aldeas es Boslanti. Allí viven Guillermo, Mou, Jorgen, Gracielo y Greg, quienes acompañaron y guiaron a Lucho y Mateo en la misión. Ellos jamás habían practicado el deporte y se desempeñan como guías de aventuras. Hoy se encuentran aprendiendo para ser ellos, los locales que lleven y logren transmitir este conocimiento a las próximas generaciones y turistas que vendrán en el futuro.

A través de una publicación en Facebook que realizó Matías Fuentes en busca de zapatillas de escalada, el piloto que transporta víveres y pasajeros entre la ciudad y las aldeas comunicó su proyecto junto a Julio Derroy; “Estamos en plena construcción del primer boulder en Surinam, es sencillo, pero es un proyecto sin fines de lucro para poder crear una comunidad de escaladores (especialmente niños locales)”.

Luego de un mes que Lucho y Matías se conocieran en Santiago, el escalador junto al audiovisual Mateo Barrenengoa llegaron a Surinam con 200 kg  aprox. de equipamiento con el objetivo de hacer realidad este proyecto.

Matías comenta que en una semana lograron hacer lo que se esperaba realizar en un año, sin conocimientos ni implementos. y por su parte Lucho cuenta que  este proyecto es de la totalidad de cosas que le gustan hacer, equipar rocas vírgenes es lo que le ha llamado siempre la atención y más aún hacerlo en lugares donde realmente son un aporte.

Desde  Petzl y Fundación Deporte Libre postearon que en este tercer capítulo de la aventura, se lograron los objetivos propuestos.

  • Construir un Boulder para la aldea Boslantie
  • Capacitación para los adultos Matawai para que ellos mismos puedan enseñarle a sus hijos y traspasar la escalada a las nuevas generaciones de la aldea.
  • Donación de equipamiento de escalada para Boulder y Roca.
  • Construcción del muro Boulder en el centro de la capital de Surinam
  • Apertura de vías multilargos en la gran Pared de Ebba top.

Un sueño cumplido donde la escalada ha funcionado como un gran aporte para el fomento del turismo como economia sustentable y una potente herramienta educativa para el desarrollo fisiologico y emocional de niños de escasos recursos.

Gracias a todos los que hicieron este proyecto posible”.

Lucho agrega en uno de sus testimonios; “Así cerramos un proyecto hermoso, en un lugar en el que nunca pensé que podría estar, abrazado de gente que nunca pensé conocer y con el corazón más contento que nunca pues la necesidad de los Matawai llegó a mi por una extraña casualidad y haber podido responderles es un sueño hecho realidad”.

Esto se logró gracias al apoyo y financiamiento de Haka Honu, Petzl, La Recauchadora, Keep Climbing, Vía Crux, gimnasio El Muro, Fundación Deporte Libre, Karún y Pica Films.