Hoy en día parece lejana la vuelta a la roca y también a los boulders o sectores habituales para practicar el deporte de escalada, es por eso que varios de quienes practican esta disciplina han optado por transformar su casa en un lugar de entrenamiento.

Algunas opciones son simplemente usar tu cuerpo para entrenar, sin uso de elementos. Puede ser también empleados peso casero (como botellas de agua), bandas elásticas, hasta incluso las bigas de tu casa o la escalera.

Cuando hablamos de las instalaciones más clásicas para escaladores, por lo general nos referimos a lo que son las multipresas o tablas para dedos, algunas más accesibles que otras, que según donde estén ubicadas nos sirven para trabajar generalmente tren superior. De todos modos si la creatividad nos alcanza podemos añadir abdominales y tren inferior.

Otra opción que se ha visto en redes sociales que muchos escaladores han considerado, es construir en sus casas un boulder.

Benjamín Ayala es uno de los escaladores que decidió construir junto a su novia Francisca Urqueta. En entrevista con Avalanchasport, el pasado 30 de abril, nos contó que ese mismo día terminó la construcción y hoy disfruta de este nuevo espacio para escalar.

“Vimos algunos diseños adecuándose al espacio que teníamos, buscamos la forma de hacerlo lo más barato posible y en verdad funcionó”, dijo.

Cabe señalar que, también quienes apoyan esta iniciativa y a la hora de buscar presas tanto de arcilla, como de madera e incluso de roca se ve cómo aumenta la competencia en el mercado y existen de todos los tipos, precios tamaños y gustos.