Ya son más de 16 años en los que Chile espera una ley de protección a los glaciares. En ese sentido y con el cambio climático cada vez más presente, sumada a la escasez hídrica que vive nuestro país, en la actualidad aún pueden ser destruidos e incluso, tener un derecho de aprovechamiento sobre ellos.

Desde 2005 que en el Congreso duermen seis mociones de protección de estos santuarios naturales, siendo el último, presentado en julio de 2018 el más actual y que aún duerme entre los proyectos del parlamento, ya que no se han realizado más sesiones legislativas.

¿Por qué es tan difícil realizar una Ley de Glaciares?

El mismo “status quo” ha mantenido literalmente congeladas las iniciativas, es más, según reporta El Mostrador en un artículo de 2020, el Consejo Minero que fue representado como sindicato o por el Instituto de Ingenieros en Minas, han presentados argumentos que rayan lo absurdo.

Lamentamos el curso que está tomando el proyecto de Ley de Glaciares, especialmente en la definición la indicación presentada por los senadores opositores que define glaciar como todo un volumen de agua en estado sólida y en ambiente periglaciar como ambientes dinámicos dependientes del clima que incluyen los procesos condiciones y formaciones terrestres, que no siendo glaciares, posibilitan la mantención del equilibrio de uno o varios glaciares”, dijo en su momento el presidente de la Cámara Minera de Chile Manuel Viera a DF.

“Me parece que aún no han logrado hacer las definiciones correctas, y tampoco se han consultado a las personas e instituciones correctas, es un hecho gravísimo y da la impresión de que nuestros legisladores son contrarios a la minería, con un slogan populista”, expresó.

De esta manera, el Gobierno de Chile, que fue presidido por Sebastián Piñera le quitó el patrocinio a este proyecto de ley en 2019 y, hasta la fecha se mantiene entre las iniciativas que duermen en el Congreso.

¿Cuáles son los glaciares que se mantienen en riesgo?

Chile actualmente posee casi 24 mil glaciares desde Arica a Punta Arenas. Siendo Pascua Lama,  La Paloma, El Morado, San Francisco, por nombrar algunos, los que están en constante riesgo producto de la minería.

En San José de Maipo, El Morado y San Francisco están en alerta tras casi ocho años de construcción de la hidroeléctrica Alto Maipo de la empresa Aes Gener, de los cuales se ha podido apreciar a través del tiempo cómo se derriten y se fracturan por las tronaduras y las altas temperaturas de construcción.

El caso de La Paloma es similar, ya que en el Pueblo de Farellones, se puede divisar como la minera Anglo Americans emana sus tóxicos y químicos, produciendo un aceleramiento en el derretimiento de este glaciar.

Es más, en 2019, un grupo de investigadores de la revista Nature descubrió la presencia de “hollín”, carbono negro en la nieve y glaciares, lo que produce que se derrita mucho más rápida la nieve y este otro santuario natural.

Según dicha investigación, comprobó que en la zona central de nuestro país hay mucha más presencia de este elemento.

¿Qué es lo que se viene para crear una ley definitiva de protección de glaciares?

Según la investigación de Avalancha Sport, hasta el momento desde el parlamento y el Ejecutivo no se han querido referir a este tema, por lo que diferentes entidades ambientales y organizaciones de este carácter están buscando hacer eco a una solicitud que es de vital importancia.

Los glaciares son la reserva de agua dulce en el mundo, por lo que no se debería permitir esta situación.

Para Greenpace, una Ley de Glaciar debe tener cinco principios básicos. Primero es que se debe entender que hay tres tipos de ellos, siendo descubiertos o blancos, los cubiertos por derrumbes rocosos y que son difíciles de identificarlos; y los que están mezclado con las rocas.

Solamente en la zona central hay un 50% de glaciares en roca.

El segundo punto, afirma que todo lo que rodea un glaciar se debe conservar y preservar, siendo este punto una amenaza para la minería en su etapa de exploración y explotación, ya que al construir caminos, perforar y usar explosivos acelera su derretimiento.

Además, no sé podría realizar ninguna actividad que dañe a un glaciar; que proyectos mineros que afecten a ellos sean suspendidos y que se entienda que los glaciares deben ser un bien púbico y cuidados por el Estado.

Cabe señalar que, hay que entender que estos macizos de hielo son una de las fuentes más grandes de recursos hídricos para Chile y el mundo, por lo que es vital preservarlos y cuidarlos de proyectos mineros que los quieran destruir.