Este lunes 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, conmemoración que fue impulsada por la Organización de las Naciones Unidas, en una búsqueda de lograr una mejor gestión de los recursos hídricos para el mundo, la misma economía y la adaptación con los entornos naturales.

En ese sentido, nuestro país tiene grandes desafíos pendientes en relación con el agua. El cambio climático, que ha sido aumentado por las industrias y la minería, han provocado el aceleramiento del derretimiento de glaciares y montañas.

Bajo ese panorama y con las elecciones a constituyentes a la vuelta de la esquina (se celebrarán el 10 y 11 de abril en Chile), se podría generar, a través de una nueva redacción de la Constitución que el agua sea vital.

A pesar que Chile es un país totalmente rico en agua, según la OCDE, desde hace más de una década que existe escasez hídrica en la zona centro norte, sumado a que el agua potable no es igualitario para todos.

Este punto queda en descubierto, ya que son los grupos en situación de pobreza y residentes de zonas rurales, quienes sufren los impactos por su infraestructura precaria.

Como ejemplo, este lunes una localidad en Til Til en la región Metropolitana recibió acceso a agua, gracias al Proyecto Agua Segura de la Cervecería AB InBev, el que benefició a más de 3 mil 500 personas.

De esta manera, Chile tiene una deuda pendiente con el agua y la protección de los glaciares, ríos y lagos de nuestro país.