Majestuosa es tu blanca montaña. Que te dio por baluarte el señor, es parte del himno nacional de Chile, párrafo que destaca los miles de kilómetros de Cordillera que posee nuestro país, el que para muchos es un paraíso impresionante, pero que es accesible para algunos pocos.

Así lo refleja la FAO, que es la agencia de las Naciones Unidas, quienes afirman que el 64% corresponde del territorio chileno corresponde a montañas, de los que, según la Fundación Plantae, el 80 por ciento de ellas pertenece a propiedades privadas y solamente un 20% al Estado.

En ese sentido, son cada día más empresas o personales naturales que adquieren terrenos en la Cordillera de Los Andes, pero que le colocan restricciones de acceso para los amantes de la naturaleza.

Montañas que desaparecen:

Chile

Aunque no se crea, hay montañas que desaparecen del mapa. Así, tal cual. Según la Fundación Terram, uno de estos casos es el cerro Punta Negra en el corazón del Cajón del Maipo, la que tiene una cumbre de 4 mil metros sobre el nivel del mar y que permite ver desde la cima las aguas turquesas del embalse de El Yeso.

Para llegar a dicho lugar, prácticamente no se puede, ya que una reja de la empresa Aguas Andinas impide el paso por “razones de seguridad”. En esa zona se encuentran las lagunas Negra y Lo Encañado y, están las reservas de aguas crudas fundamentales que abastecen Santiago y a siete millones de personas que viven en la capital.

Lo mismo sucede para visitar lugares como El Cerro El Plomo, el Glaciar La Paloma, que constantemente se ha denunciado por los amantes de la montaña que sus accesos se encuentran cerrados.

A los antes mencionados, se suman los ingresos a los valles del río Olivares y Colorado en el Cajón del Maipo, los que, a pesar que son terrenos fiscales, hay que cumplir un complejo protocolo del Ministerio de Bienes Nacionales, que te exige pertenecer a la Federación de Andinismo y, presentar una autorización en el portón de la empresa AES Gener, dueña del proyecto hidroeléctrico Alto Maipo.

Estas montañas y valles, son parte de los 121 lugares que cuentan con algún tipo de prohibición y, según la misma fundación el 36% de ellos no se puede ingresar de ninguna manera.

Proyectos que duermen en el Congreso

A fines del 2010, el en ese entonces senador Andrés Allamand, había presentado un proyecto, junto al parlamentario Francisco Chahúan, para crear una servidumbre de paso para predios tantos fiscales como particulares, buscando la posibilidad de que más personas visitaran la montaña, situación que no ocurrió ya que la iniciativa no fue relevante para dichos honorables.

A pesar de lo mencionado, desde 2018 hasta la fecha, se encuentra en tramitación un proyecto presentado por el diputado Sebastián Torrealba, quien busca promover el acceso a las altas cubres de montaña, pero con el estallido social y el Covid-19 su iniciativa quedó dormida en algún escritorio del Congreso.

¿Qué decía su proyecto?

Según el parlamentario, “cuando un privado colinda con un bien fiscal de montaña, debe darles acceso a las personas, no con grandes caminos para autos, sino con pasos solo ara medios no motorizados”.

“Es un proyecto que tiene que ver con un acceso más consiente a la montaña. Hoy tenemos montañas increíbles que pareciera que nadie las puede tocar. Queremos generar una lógica de accesos y democratizar la montaña como objetivo principal, cerró.

Naciones Unidas se preocupa por las montañas de Chile

Desde 2014, las Naciones Unidas, bajo su plan de integración invitó a Chile a esta alianza, que busca promover el desarrollo sustentable de ellas y proteger sus ecosistemas en altura. A eso se suma que nuestro país, fue elegida por quinto año consecutivo el premio  del mejor destino turístico mundial para el turismo outdoor de World Travel Awards.

De esta manera, el futuro de nuestras montañas y de Chile queda en el aire, ya que no se sabe qué es lo que pasará y cuáles serán los procesos que van a ir avanzando de cara a poder democratizar la montaña que cada vez, es menos democrática.