Semana a semana miles de personas llegan hasta diferentes puntos para realizar actividades outdoors. Subir cerros, asistir a parques nacionales o visitar playas y lagos, son alguno de los lugares que se ven en las postales.

Sin embargo, la presencia de mascotas, la aparición de multi-huellas o grafitis, son algunos de los impactos que los humanos estamos dejando en la naturaleza y, es importante no seguir realizándolos.

Uno de los ejemplos es ver a nuestras mascotas disfrutando de dichos parajes. Sin ánimos de ser “aguafiestas”, nuestros pequeños amigos pueden generar un impacto en las especies nativas, se puede transmitir enfermedades como garrapatas o pulgas.

A lo antes mencionado, podemos recordar el caso de un zorro que sufría de distender en  el sur de nuestro país, por lo que hay que tomar conciencia.

La basura:

Uno de los grandes responsables de no ser conscientes en las actividades outdoors es sin duda el ser humano. Una persona no recoge su basura y ésta puede estar toda la vida, incluso después de ella, contaminando la naturaleza.

Uno de los ejemplos tácitos es el del Lago Rapel en la Región de O’Higgins, donde se han encontrado agujas y jeringas, pañales, vidrios e incluso, hasta automóviles desmantelados en las orillas de sus aguas.

En el caso de los cerros, los montañistas menos expertos, dejan sus balones de gas, basura en general tirada en pleno trayecto, lo que genera riesgo de incendios y sobre todo el peligro para la flora-fauna silvestre.

En este último punto, las personas que van a acampar (obviamente no todos), dejan algunos insumos, se han visto hasta colchones tirados en los lugares como el Cajón del Maipo y otros.

Los grafitis:

Durante los últimos años, se han reportado en diferentes lugares del país diferentes “pinturas” o simbología en rocas y otros sectores. Uno de ellos, fue la polémica en las Torres del Paine, donde incluso el autor fue detenido y obligado a borrar esto, generando un gran impacto visual y del ecosistema.

¿Qué podemos hacer para mitigar esto?

Aunque suene cliché y obvio, primero debemos entender que nosotros estamos al servicio de la naturaleza, que ella es lo más importante y que debemos protegerla para conservarla.

Intentar y ejecutarlo sí o sí, llevarse la basura, porque ella no es de los lugares en los que transitamos, NO rayar ni intervenir estas zonas que finalmente es para el uso de todos.