El pasado 30 de agosto el nombre de la chilena Francisca Mardones se inscribió en los libros del deporte nacional. La atleta criolla consiguió medalla de oro y récord mundial en el lanzamiento de bala clase F54 en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

La especialista logró en su último lanzamiento la histórica marca de 8.33 metros a los que envió la bala.

En ese sentido y con su presea de oro en sus manos, Francisca Mardones conversó con Avalancha Sport donde recordó lo que fue este histórico proceso.

“Fue un tremendo recibimiento. Desde el minuto que me subí al avión de vuelta fui sintiendo el cariño y ya, al llegar al aeropuerto y ver tanta gente fue de verdad muy emocionante”, dijo en un desayuno realizado por Toyota en sus dependencias.

Pero eso no fue todo, ya que la chilena comentó una situación particular, donde estuvo a punto de no competir, producto de un percance con la movilización. Sin embargo, ella misma señaló que eso le permitió estar más motivada.

Creo que fue la emoción de haber concretado los años de esfuerzo y sacrificio, los entrenamientos no fueron fáciles y haber coronado con todo lo que pasó con una medalla es una satisfacción y me da motivación para seguir adelante”, explicó.

Respecto a sí asimila ser parte de la historia del deporte chileno y qué es un ejemplo para miles de niños, Francisca Mardones se emocionó al señalar que “es motivante saber que uno también puede serlo para ellos, niños y niñas que se inician en el deporte y así quedó reflejado con la ‘Barbie’, que hayan hecho una muñeca lanzadora de balara paralímpica que es mi semejanza me motiva mucho”.

Uno se da cuenta que el deporte no es solamente ciertas disciplinas, sino que hay otros más y me alegra mucho que se haya podido difundir los Juegos Paralímpicos”, finalizó.