Durante los últimos días una gran polémica se comenzó a gestar a través de redes sociales, luego que la comuna de Caldera en la Región de Atacama, tomara la decisión de instalar un cartel que prohíbe el uso de parlantes en las playas de su territorio, lo que provocó una gran discusión en Internet.

Esta situación se generó luego de que se instalara un letrero en Playa La Virgen. En un principio se pensó que era una noticia falsa pero con el transcurso de las horas las personas se enteraron que era una ordenanza municipal.

Según la normativa, que está vigente desde 2018, busca que las personas vayan a disfrutar de la naturaleza y no estar frente a la contaminación acústica.

“Esto está basado en la norma chilena 1.619 de Ruidos Molestos, en el decreto supremo 253 del Ministerio de Salud, que establece los decibeles que están permitidos durante el día y la noche. Y en el caso de las playas, que son espacios públicos, no se permiten ruidos molestos que superen en el día los 55 decibeles”, explicó la alcaldesa de Caldera, Brunilda González.